¿Cómo prevenir enfermedades con una silla ergonómica?

Silla de oficina

¿Cómo prevenir enfermedades con una silla ergonómica?

Estar todo el día sentado/a enfrente del ordenador, puede causar severos problemas de columna, síndrome de túnel carpiano, dolor de cuello y espalda, jaquecas constantes y otros problemas relacionados con la salud. Estos problemas pueden evitarse utilizando un equipamiento ergonómico apropiado.

¿Por qué usar una silla ergonómica en la oficina? De acuerdo a estudios realizados en los últimos meses, el dolor de espalda es el problema de salud más caro para los adultos que trabajan. Ésta es la segunda causa de visita al médico y el tercer motivo de las cirugías.

Una gran mayoría de  empleados de oficina experimentan complicaciones de espalda en torno a los 50 años de forma recurrente. La mayoría de los dolores de espalda no se deben a caídas, sino que son causados por el daño lento y constante causado a lo largo del tiempo por una posición sedentaria prolongada.

 

Algunos de los factores por los que podemos experimentar estas complicaciones son:

  • Estar sentado de forma sostenida y prolongada en una postura no natural. Mantener una postura por largo tiempo reduce la circulación sanguínea y aumenta el riesgo de colapso en ella (trombosis).

 

  • Las posturas inconvenientes de la espina dorsal pueden causar alargamiento y desgarre de músculos y ligamentos.

 

  • Compresión. La demasiada carga sobre los discos por peso extra no necesario puede conducir a la fractura o separación de estos.

 

  • Contracturas localizadas. La presión sobre el área dorsal y las piernas puede afectar la circulación sanguínea en la parte inferior del cuerpo.

CARACTERISTICAS PARA SOLUCIONAR ESTOS PROBLEMAS.

  1. El soporte lumbar

Un soporte lumbar realmente ergonómico debe ser regulable en altura y, además, la superficie debe estar acolchada de forma que acoja el coxis sin presionarlo,  proporcione un apoyo firme a la curvatura natural de la espalda y evite las tensiones en esa delicada zona de nuestro cuerpo. 

  1. La profundidad del asiento

Elegir sillas modernas con una profundidad de asiento adecuada evitará que se compriman las venas y arterias de nuestras piernas y muslos. Ese hormigueo que produce la presión, provoca, además, que el usuario desplace su cuerpo hacia adelante, con lo que queda al aire y sin apoyo la delicada zona lumbar.

  1. La anchura del asiento y sus brazos.

Las sillas modernas realmente ergonómicas se comercializan en diferentes tallas de anchura de asiento o con brazos regulables en anchura. Esto es así porque no todas las personas tenemos la misma corpulencia ni la misma anchura de caderas, pero todos necesitamos utilizar sillas cómodas y que se adapten a nuestras medidas.

  1. El soporte del asiento.

Elegir  una silla solo porque su asiento es blandito es un error. El soporte del asiento debe ser firme y fabricado en tejidos transpirables. Otra característica de la silla muy importante es que el asiento incorpore algún mecanismo para amortiguar y absorber los golpes cuando nos sentamos en la silla.

  1. Las ruedas.

Un factor fundamental para la ergonomía son las ruedas. Una silla realmente ergonómica contará con cinco puntos de apoyo en el suelo, cinco ruedas auto-bloqueables que aportarán estabilidad a la silla y permitirán la movilidad del usuario entre pequeñas distancias sin adoptar posturas forzadas que dañen su espalda, brazos o cuello.

About Author: Administrador

Comments are closed.